Archive for Octubre, 2016

Harmony (película): el vacuo sentido de la perfección

chk_captcha

Cada cierto tiempo el anime y el manga se salen del cauce con alguna visión distópica de nuestro futuro, casi siempre basándose en lo que hoy se podría considerar como lo que debería pasar y casi siempre demostrando que lo que podría pasar no es exactamente lo que pensamos que sería. Peor aun, podría ser exactamente lo que pensamos que debería ser y precisamente por eso resultar completamente distinto y perturbador. Así llegamos a Harmony, película de ciencia ficción basada en la novela del mismo nombre de Project Itoh y producida por el muy reputado Studio 4ºC. Ahora bien… ¿es buena esta película? esa es una pregunta condenadamente difícil de solucionar dado que lo primero que debemos decir es que es densa como ella sola, con bastantes diálogos y explicaciones acerca de lo que estamos viendo, y principalmente de lo que pasó previamente, así que si no estamos atentos lo más probable es que nos perdamos entre su discurrir. Por el lado de lo técnico su animación es excelente (como cabría esperar) al igual que todo lo técnico… pero como ya mencioné es una película densa que además tiene un ritmo parsimonioso y en cierto sentido melancólico, y no hace nada nunca por salirse de ello. El tema aquí es, precisamente, el tema. La historia es muy buena, con todas sus implicancias y probabilidades, con las conclusiones a los que se podría legar y especialmente con lo altamente factible que es. Osea que consigue convencernos que sus supuestos no son solo posibles sino que también un desarrollo lógico del estado actual de las cosas. Y sin demasiada pirotecnia, además. Así que por ese lado lo disfrutarán y mucho los fans de la ciencia ficción dura como yo, pero si lo que quieres es mucha acción y peleas, pues esta no es su película. Advertidos están. No la vean con la pareja a la que le gustan las comedias románticas, se va a dormir.

Por muy poco la humanidad sobrevivió a una terrible hecatombe a escala mundial a la que llaman Maelstrom, una mezcla de guerras nucleares y epidemias mortales a escala mundial. El resultado de dicha sobrevivencia fue que la humanidad pudiera por fin replantearse todo y empezar una nueva etapa de paz y harmonia. Y para ello la tecnología se convirtió en el eje fundamental. Una nueva religión se instauró para todos y se la llamo “vidismo” (culto a la vida) cuya idea principal es proteger la vida a todo costo; y aunque el mundo aun está dividido en países, todos los seres humanos son vigilados gracias a un implante de nanotecnología, obligatorio, llamado WatchMe. Con el WatchMe “acompañándote” no puedes engordar, enfermarte, ni siquiera agitarte demasiado. Todo queda registrado, ya que además los usuarios tienen implantes en sus ojos que les proveen mucha información de su entorno, pero también registran todo lo que estas viendo. Lo que necesites para estar bien te lo dan las terminales MediCare, ya no existen enfermedades graves y todos son felices. O casi todos. Las adolescentes Tuan, Miach y Cian han estado reflexionando acerca del estado de las cosas y su conclusión es que la única forma de huir de la molicie y el excesivo control de su mundo es ir “hacia el otro lado”. De esta manera, y dirigidas por la brillante Miach, deciden suicidarse juntas. El resultado de esta desición tendrá consecuencia a través de los años, pues cada una de ellas seguirá un camino diferente relacionado directamente a lo que ocurrió en su intento de suicidio y las razones por las cuales Miach consiguió convencer a sus amigas. Trece años después, y con muchas preguntas aun sin resolver y una vida distinta a lo que supuso que sería, Tuan vuelve a Tokyo a enfrentrarse con viejos recuerdos y descubrir que su historia con Miach no tuvo un punto final como ella pensaba, sino unos muy complejos puntos suspensivos.

1030417-harmony

 

 

 

“Borrowed Time”, un excepcional corto animado de Pixar, que nos recuerdan que ellos son… Pixar

borrowedtime

Y así una vez más la gente de Pixar nos deja en claro que su medio de expresión es la animación y que la anim animación no es exclusiva de o para los niños como tal. Ya hemos visto antes a Pixar abordar sin temor, y con mucha confianza en la capacidad de entendimiento de los niños, diversos y complejos temas en sus películas, pero con Borroweb Time digamos que han puesto la barda bastante alta. Preparado por parte del equipo creativo del estudio Pixar (Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj,  con la producción de Amanda Deering Jones), “Tiempo Prestado” es una pequeña joyita de un ambiente depresivo que vale la pena mirar (pero no dejarse contagiar de su feeling) y que además cuenta con la musicalización de Gustavo Santaolalla, ganador del Oscar por su trabajo, pero al que yo recuerdo más por la banda sonora del juego Last of Us. Duro de ver, explorando temas complicados como la culpa y auto perdón y los deseos de continuar, me pregunto como es que hay gente que puede dormir por las noches con historias como esta formándose en sus cabezas… y al mismo tiempo está tan bien logrado, que uno puede calificar sus seis minutos como simplemente angustiantes. Pese a que aquí está sin subtítulos no son necesarios porque poco es lo que se dice en él pero bastante lo que se siente. Se los recomiendo mucho, pero no se me vayan a deprimir.

Dos más a la lista… ¡Pokémon Generations ep. 9 y 10 ya están aquí!

Uno no puede ni distraerse que se amontonan, así que antes que se hagan un verdadero cerro vamos viendo estos dnuevos episodios, que como siempre están muy buenos aunque yo en lo personal no entiendo ni papa de lo que se ve en ellos. Lo bueno es que si se fijan encontré ese canal de YouTube y ahí están poniendo los episodios doblados al español. No se si serán oficiales pero no están mal hechos en todo caso, así que dado que muchos no hablamos fluidamente el inglés… disfrutémosla doblada. Si. Eso dije.

iZombie (Serie de TV): ni zombie, ni detective ni nada que se le parezca

492685

Me pongo a ver la tan mentada iZombie de la que tanto me habían hablado. Pero antes de discurrir acerca de ella quisiera comentarles acerca del “canon”. ¿Qué es un canon? en un sentido muy sencillo son un conjuntos de suspuestos (o reglas) que soportan algo como una idea o en etse caso vamos a decir que el mundo de los zombies (como muchos otros) tiene un canon básico que nos dice que son y que hacen los zombies, y que forma tienen sus historias. Este canon se basa en las películas de George Romero y si no te gusta el canon que el estableció, puedes siempre crear tus propias variantes y ver que te sale. Vamos, que son reglas pero no son obligatorias. Llegados a este punto volvemos a iZombie para decir que ha sido bastante inútil, desde mi perspectiva, ponerle la palabra zombie al título ya que esto es cualquier cosa menos una historia de zombies convenciona. Ni siquiera es una historia de zombies no convencional, simplemente es un amasijo de ideas que parecen funcionar por momentos o se vuelven tremendamente absurdos en otros. Ok, entiendo que se base en un comic y que se tome todas las libertades del mundo en su reinterpretación de la cosa zombie, pero por una cuestión estricta de orden bien pudo llamarse de cualquier otra manera y seguiría funcionando igual. He visto cuatro episodios de su primera temporada y no me sorprende ni me engancha, especialmente porque no es algo de zombies, ni asusta ni nada de nada. Casi parece solo otra sitcom juvenil. Pero parece que el que anda equivocado soy yo, todo el mundo parece estar bastante satisfecho con la serie (todos los que la ven, claro).

Olivia “Liv” Moore era una destacada estudiante de medicina, un poco aislada de los demás y de actitud fácilmente confundible con petulante y con un brillante futuro y novio guapo para matrimonio pronto. Su vida estaba completamente trazada hasta que en un momento de debilidad social termina participando en una fiesta en un bote, la cual termina convirtiéndose en un entusiasta apocalipsis zombie gracias a una droga de diseño que se consume durante la fiesta. Resultado final seis meses despues: Liv es una zombie, de piel albina (nadie sabe de su cambio) cuyas costumbres y planes se han trastocado del todo, y ahora se alimenta de cerebros, para lo cual ha pasado de una brillante estrudiante de neurocirugia a pasante en la morgue, que es donde se puede agenciar sis muchas sospechas su peculiar dieta. Pero hay algo más: resulta que además de conservar todas sus habilidades mentales intactas y no ser víctima de la necesidad de comer cerebros, Liv puede obtener información de los cerebros que come, la cual a manera de visiones le permite “saber” que pensaba el propietario del cerebro que se acaba de comer. Y no solo sus pensamientos puede ver, sino que adquiere sus habilidades, por ejemplo los idiomas que hablaba el muertito. La cosa se complicará bastante cuando Liv decida ayudar al detective Babineaux a resolver casos de homicidio basándose en las visiones que llegan a ella tras comer un poco del cerebro de las víctimas. Eso si, el cerebro puede ser comido como parte de algún bocadillo más elaborado, hábrase visto.

1241008250895907656

Ocho apellidos vascos (película): y es que hay que joderse, tío…

427394

Que comedia más magnífica, cliccetera, ligera, cumplidora y efectiva ha resultado ser esta, con el galardón de ser la película más taquillera de España de todos los tiempos, estrenada el 2014. Llego a ella con un poco de tiempo y ganas de reirme y que me he quedado muy satisfecho con esta Ocho Apellidos Vascos. Pese a que sus claras intenciones son jugar precisamente con todos los “preconcebidos” y “predeterminados” que tiene la “madre patria”, con sus clicces y sus prejuicios, lo hace con un guión elegante que sin mayor alarde consigue presentarnos a todos esos personajes de cartón, todo los acartonados posibles pero elegantemente cortados con tijera y funcionando como un tren sin frenos. Y se convierte casi sin querer queriendo en un crisol, un mosaico de lo que cualquiera podría creer de la España normal, del día a día, a los ojos de los extraños y los propios extranjeros (y que me ha tocado conocer de primera mano hace muy poco en Madrid y en mi ahora entrañable Barcelona, que un trozo del alma se me ha quedado ahí entre mis amigos Rosario y Ángel, mi sobrino Salvador y esas calles luminosas y dulces en las que siempre parece ser cuatro de la tarde). Unas brillantes actuaciones de cuatro actorazos de tomo y lomo, pero muy especialmente la de Dani Rovira, que te dejan perplejo ante sus papeles, en una película que jurarías que está en español pero de la que entiendes solo un 80% de lo que dicen porque la jerga y la replana típica de los estereotipos que encarnan abundan y conmocionan. He escuchado bellas palabras como majareta, que no oía (o más bien leía) desde hace muchos pero muchos años. Yo he crecido leyendo libros traducidos en España  y he seguido bien muchos de los modismos, pero ha habido momentos en que me he quedado en toda la calle y sin saber de que iba, especialmente en lo que se refiere al “salero andaluz” y los toscos que son los vascos. Sin saber si es que eso es así en realidad o es solo parte del cuento que con efectividad nos cuenta esta película. Y es que en Ocho Apellidos Vascos solo queda reirse de lo absolutamente absurda que es, mientras realmente amas a su pareja protagonista y a sus problemas. Que muy a lo español, van a tener que arreglarse al caballazo y a joderse que no hay quien planche.

Rafa es un sevillano que nunca ha salido de Andalucia y Amaia una guapa vasca a quien su novio acaba de abandonar unos pocos días antes de su boda. Sus personalidades no tienen nada de símiles y sin embargo sus vidas están en curso de colisición. De esos choques que cambian el curso del universo de hecho. Justo el día en que Amaia debería estar de despedida de soltera y se entera que su novio la ha dejado, está en el bar en donde Rafa trabaja y cuenta chistes subidos de tono y algo ofensivos acerca de los vascos. Y Amaia no es de las que se calla y Rafa es de los que te cargan y te sacan del local. Y quien dice odio, dice amor casi en el mismo tono. Y aunque no le pone un dedo encima Rafa pasa la noche con Amaia (que de lo ebría que va se queda dormida) y al día siguiente se marcha sin despedirse. Dejando atrás bolso y dirección. Por lo que Rafa, de la forma más aterrorizada posible comienza un viaje hasta Argoitia, en pleno corazón del país vasco, en donde vive la mujer que él cree que ama con toda su alma. Y va dispuesto a conseguir que ella caiga bajo sus encantos, que para perro andaluz el Rafa, que encima es del Betis y sacramentado a no se que santa de esas que abundan por allá. Sin enterarse aun que va a tener que hacerse pasar por vasco con dejo, modismos y todo (porque teme por su vida, considerando lo que los españoles creen acerca de los vascos en general)  y que si no espabila no solo puede terminar preso o bien muerto, sino también completamente casado. Con la mujer que ama, quizá, pero a la que definitivamente le faltan todos los tornillos del mundo pero que bien vale la pena en esos ojazos negros que tapa apenas con ese espantoso flequillo mal cortado.

critica-cine-ocho-apellidos-vascos-l-kyy1oy

El pequeño Koma y su muy inusual compañero de juegos (un saGATO CATurday de ¿tokusatsu gatuno?)

inicio

Cuando Koma fue encontrado en la calles de Tokyo, ni siquiera tenía los ojos completamente abiertos. Era solo otro gatito bebé abandonado a su suerte en la calle. Y quiso esa suerte que se topara con Mari Narushima quien se lo llevó con ella a su casa y le dio un hogar tibio para vivir, comida, techo… y un amigo especial. Y es que los seres humanos somos así, nos da por la marcianada y zuas, ya estamos haciendo algo loco y divertido y de inmediato queremos que todos lo vean. Como Koma no estaba en condiciones aun de camianr por ahí libremente, le pusieron niñera y de inmeadiato Koma y Ultraman se volvieron íntimos amiguchos. Sipis, Ultraman. O más bien una figura de acción del clásico personaje del tokusatsu japonés. Y a Mai y a su familia les pareció divertido tomarle fotos a la flamante pareja de amigos, a la par que Koma recuperaba la salud y crecía y en serio parecía sentirse menos solo y más feliz con su amigo de plástico. Así que aunque la idea original era que Koma tuviera un amigo gato, terminaron notando que Ultraman estaba perfecto para la misión y empezaron a documentar la relación y el crecimiento de Koma… y de pronto, Koma y su pata obtuvieron su cuenta en Instragram @komagram2015 y se volvieron muy populares. Y si ustedes quieren saber en que andan esos dos pueden seguirlos ahí. Por lo que se ve, se divierten mucho.14724609_803566166448035_35302859960894340_n 14606407_803566186448033_7458939768514694359_n 14642285_803566266448025_8397810348679732519_n 14666281_803566043114714_6170437770531286910_n 14680519_803566356448016_537303200780012274_n 14690883_803566233114695_110968273212463110_n 14690884_803566083114710_128282475740271222_n 14718749_803582573113061_5779126433887646256_n 14718787_803582566446395_266888019815238728_n 14720466_803566153114703_4390659357507718498_n 14720466_803566276448024_1346848243530554999_n 14724412_803582579779727_431023466660825168_n

 

Mr. Robot (serie de TV): Domo arigatou mista roboto

020977

Estar metido diez horas en un avión da para muchas cosas, créanme y a veces (con suerte) el condenado sistema de entretenimiento tiene algo que valga la pena ver. Ya me habían comentado bastante que esta serie era muy buena (aunque yo tenía mis dudas) ¿una serie que discurría contra las grandes corporaciones que dominan y manipulan al mundo, pagada por “precisamente” una de tales, y que además iba de la estética hacker y revolucionaria? vamos, es demasiado clicce hasta para mi. Y que encima participe y gane en premios tan mainstream como el Emmy Awards. Hay que tener una retórica de esas, pensaba yo, para que me consiga creer algo empacado así. Y me he tenido que tragar mis palabras bajo la impecable actuación de Rami Malek como Elliot Alderson, un trabajo tan bien logrado como no se veía hace mucho en TV y que realmente paga ver la serie. Y bien ganado su premio, por cierto. La seri es él y él es la serie, no hay más. Bien podría tratar la serie acerca que Elliot es un veterinario o un serial killer y todo su peso recaería en el trabajo de Malek, más que en su trama; que para el caso de Mr. Robot es interesante pero por momento se pone demasiado hinchada y rimbombante. Especialmente cuando peca en el viejo error del “aprieta botones mágicos”: si sabes algo de computación podrás reconocer cuando se estña haciendo algo con la computadora que sea realmente (o se parezca al menos) a lo que te dicen que se está haciendo, si no sabes nada muchas veces la serie tiene impresionante y tensas secuencias con teclados y pantallitas que bien podrían ser con nuestra protagonista jugando buscaminas, porque son extremadamente falsas. Y es que me supongo que así es la magia de la TV. Creo que me animaré a seguir viendo esta serie de a pocos (en el avión me vi los primeros cuatro episodios) que me toca en lo personal porque de chico me interesó el hackeo (como a cualquier adolescente normal de mi generación) y porque sufro de los mismo transtornos de personalidad que Elliot aunque en escala moderada, así que no puedo menos que sentir cierta empatía por el personaje.

Elliot es un retraido analista de sistemas trabajando en una empresa de seguridad informática. Debido a un trastorno de personalidad, ansiedad social y fases depreso maníacas, su relación con el resto de la humanidad es bastante mala y es un sujeto aislado, el cual apenas consigue ser funcional a base de un par de amistades y su brillante intelecto. En sus ratos libre Elliot es un hacker de primer nivel y eso mantiene su mente alerta y no del todo enferma, pese a la gran cantidad de drogas que usa y a la vida retraida y solitaria que tiene. Uno de sus principales objetivos de vida es revelar públicamente a aquellos que haciendo usa de las redes cometen crímenes de diverso índole, en una especie de cruzada solitaria contra el mal. Y Elliot entiende como la encarnación del mal a la corporación E-Corp (a la que llama “Evil Corp”) y a la que conoce de cerca ya que la companía informática en la que el trabaja da servicios de seguridad a E-Corp, en la cual trabajó su padre y quien terminó muriendo de leusemia debido a que Evil Corp no tuvo el adecuado control de ciertos procesos de control de materiales tóxicos. Elliot desea destruir a Evil Corp y la oportunidad se le da cuando se topa con un grupo de hacker llamados fsociety, liderados por el elusivo Mr. Robot, quien necesita de sus habilidadesd para infiltrarse en los sistema de E Corp. Pero Elliot, quien sufre de constantes alucinaciones no tendrá claro si está soñando con lo que hace y si desea pagar los altos precios que FSociety está dispuesta a pagar por destruir del todo y para siempre a Evil Corp, y sin saber si es que él en realidad es solo otra pieza más en un juego más grande de poder.

MR. ROBOT -- "eps2.7_init_5.fve" Episode 209 -- Pictured: (l-r) Carly Chaikin as Darlene, Rami Malek as Elliot Alderson -- (Photo by: Michael Parmelee/USA Network)

¡Fusión! Directores de cine y su personaje más recordado ¿qué podría salir mal?

Bueno, al menos para reirse da largo rato. Y como es viernes por la noche y ya terminé todo lo que tenía que hacer en la chamba y ya me fuí con mucho éxito (de último, apagando la luz) y nada es mejor que la risa y el relax para evitar el karoshi, vamos a ponernos el reto de reconocer a todos los directores y todos sus personajes. Jajaja… a mi se me escapan algunos ¿eh? ¿y a ustedes? ¡Ay, DevianArt, por estas cosas te quiero tanto!

directores

Karoshi: matarse trabajando (de una manera muy literal)

03

¿Se acuerdan que hace algunas semanas hablábamos del inemuri? esa costumbre japonesa que no explica porque vemos en el manga y el anime gente durmiendo en salones y reuniones de trabajo sin que a nadie parezca importarles. Pues hoy seguimos por ese lado y les presento el karoshi, un mal muy real en Japón del cual el primer caso registrado es de hace 30 años. Consideremos algunas cosas: una semana laboral en Japón es de 60 horas, mientras que aquí en Perú es por ley no más de 48 horas, y países europeos del primer mundo, luchan por bajar la semana laboral a solo 20 horas y que en su mayoría sean en casa. En Japón la obsesión por la productividad, la excelencia, el trabajo y el esfuerzo son algo muy pero muy real, que se pone en una posición muy complicada cuando consideramos el poco roce social que estos horarios dan para los trabajadores (osea, irse de juerga con los patas de la chamba o meterse un atracón en algún restaurante con los amigos) aunado a lo ya de por si aislada que es la personalidad del japonés promedio y ¡BAM! tenemos un extraño mal que asola al Japón de manera casi exclusiva y que es todo un problema de salud pública sin solución.

01

Yo siempre digo que trabajar es un flujo, que el trabajo nunca se acaba, que pasas de una cosa a otra y que por lo tanto quedarse hasta tarde trabajando es válido solo si aquello es realmente urgente, sino lo es lo idea es temprano en la mañana organizar lo que quieres hacer ese día y tratar de irse no mucho más tarde de tu horario de salida habitual. En Japón no. Te vas cuando supuestamenter has acabado y a veces no has acabado porque el montón de trabajo que querias hacer ese día era realmente grande. Para el caso del karoshi, los especialistas médicos afirman que esa mala costumbre tiene origen en la sociedad japonesa post segunda guerra, la de la reconstrucción y ocupamiento, en la que la sociedad japonesa siempre orgullosa, sabia y triunfadora, tuvo que tragarse varias cosas en su sique colectiva: haber perdido la guerra, ser bombardeados y tener que aguantar a una tonelada de gringos y tursitas que no respetaban sus ideales y costumbres; con muchos de sus jóvenes adquiriendo conductas foráneas. En ese momento nace la idea de trabajar mucho para volver pronto a ser el Japón de siempre. Solo que nadie pensó que eso podría convertirse en muy pero muy poco tiempo en un problema de salud.

02

Para hacernos una idea: el ministerio de salud japonés reconoce al karoshi como algo real y toma cada año diferentes medidas para tratar de bajar su tasa de incidencia. Si trabajas más de 15 horas sentado por semana allá, recibirás amables recordatorios de no “esforzarte tanto y cuidar más tu salud” de parte del ministerio, que en su mayoría de los casos son tomados por los trabajadores como indicaciones de “esforzarze mucho más sea como sea”. Japoneses, son complicados. Y aquí va empeorando la cosa: la crisis financiera de los 90 aumentó el karoshi a niveles alarmantes y casi epidémicos, y al mismo tiempo creó nuevas generaciones de niños que vieron a sus padres trabajar hasta morir (literalmente) entendiendo que ese era el tipo de esfuerzo que ellos tenían que realizar para estar a su altura (¿dije que los japoneses son complicados? si papá murió trabajando, yo tengo que estar a la altura de él para que mi vida tenga sentido). Y aunque los médicos reconocían el problema como real, no podían identificarlo de una manera lo suficientemente específica como para combatirlo (o lo que es lo mismo, no era tan simple como mandar a todo el mundo a su casa a la hora correcta… empezando porque no se iban a querer ir). La cosa iba así a principios de los noventa: los oficinistas caían como moscas, muriendo por diferentes causas, que al juntarse daban como resultado muerte por exceso de trabajo. Solo se establecía que morías por eso, cuando ya te habías muerto. Morías de un paro cardiaco, de insuficienia respiratoria, de una caida mortal del ázucar o al alguna émbolia fulminante en algún órgano, pero cuando los médicos te hacían los estudios, iban a sumando cabos en tu expediente y en algún momento declaraban karoshi. Y así andan desde 1987, que fue cuando el karoshi fue reconocido oficialmente. Morir por exceso de trabajo era morir por una combinación mortal de stress, mala alimentación, falta de sueño, presión laboral y enfermedades pre existentes como males cardiovasculares, respiratorios, diabetes, obesidad y la lista sigue y sigue. Bueno, ahora pìensa un poco en el karoshi, la próxima vez que te quedes en la chamba sin hacer nadas en específico solo porque una vocecita te dice que te quedes solo un poco más por si alguien necesita algo o pasa algo…

Y lo nuevo de Zoids resultó ser… un juego para celulares (me siento TANTITO decepcionado…)

93c076e111f58b6bf15681565f086058

Si pues, lo nuevo de Zoid se llama “Field of Rebellion” y se trata de una app para celulares. Muy bonita las gráficas, muy bonitos los diseños realistas de los pilotos… pero es solo un juego, y por lo que se ve uno de esos de “defender la torre” en plan MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) osea que ni siquiera para jugarlo a solas. LO peor peor es que ni siquiera tiene una fecha de salida aun, digo como para prbarlo y ver si vale la pena. Solo me queda esperar que le vaya bien en las ventas y se animen a sacar algo más. Total, si la primera serie se basaba en una línea de juguetes y les salió una gran serie, con algo de esparanzas de aquí podria salir algo igual. ¡Con ganas, si se puede!

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 918 other subscribers