Seoul Station (película): solo queda correr para no llegar tarde a la cita con la muerte

Luego de ver Train to Busan, una extraordinaria película de zombies made in Corea, me senté a documentarme del tema y descubrí esta película animada que se realizó luego del estreno de Train to Busan, a manera de spin-off, dado que está ambientada en el mismo momento que ocurre la otra pero en otra ciudad. Seoul Station, por el hecho de ser una película animada ya merece un análisis y tratamiento distinto, así que por lo pronto diremo que si están esperando en ella la animación que suelen tener los vecinos japoneses pues no, de hecho la película está animada con muy poco presupuesto (o al menos lo parece) y en algunos momentos se nota que no le han puesto cariño, solo la salva en este item una muy buena fotografía… impecable, pero hasta ahí. Esto no es anime, es cine animado o cine de animación que es una cosa completamente distinta y esta película prueba esa premisa. A nivel de narrativa cumple con lo que el género pide, e inclusive tiene algunos muy buenos momentos e ideas “nuevas” pero lo que vale oro puro es su final. Completamente fuera de lugar, pero completamente funcional, a lo que estábamos viendo. Literalmente es ir corriendo con desesperación y darse de cara contra una pared, y mientras nos estamos preguntando ¿qué pasó qué pasó vamos ahí….? la película acaba, casi casi diriamos que esta película vale la pena verla por ese final tan raro y creo que nunca visto en el género, que aun siendo raro funciona y que una vez más, cierra la historia muy a la manera del cine asiático. Y no diré más porque simplemente no se los quiero malograr porque es muy probable, como me ocurrió a mi, que simplemente no vean venir el camión argumental que los va a atropellar.

Cae el sol sobre la enorme ciudad de Seoul, capital de Corea del Sur, mientras las historias de sus habitantes avanzan. Desamores, traiciones, violencia, indiferencia… y un solitario anciano que camina tambaleándose mientras que con una mano se sujeta la garganta, tratando de evitar que la sangre siga brotando de una enorme mordida que tiene en ella. Sus última fuerzas le alcanzan para adentrarse en una de las estaciones subterráneas del tren, en una de las zonas en donde matan el tiempo los abandonados por la sociedad, los más pobres y los fracasados, los que tienen nada, que no pueden hacer otra cosa que atestiguar la muerte del anciano… y lo que pasó después.

Leave a Reply

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 920 other subscribers