Ghost in the Shell (película, 1989): cogito ergo sum… (y un comentario a los 12 primeros minutos de “Vigilante del Futuro”)

No hay nada que hacer que lo que fue pensado con cuidado para ser bueno al principio, no hace más que envejecer con dignidad y honor. Ghost in the Shell, película basada en el manga homónimo de Masamune Shirow, y dirigida por Mamoru Oshii, sigue siendo tremenda película ya a casi 30 años de su estreno. Y es que bordea en la perfección en todos sus ángulos pero también en el hecho de querer plantear una historia adulta con una trama profunda que lleve al espectador a la libre reflexión, sino que también su animación (y musicalización) nada tiene que envidiarle ninguna cinta actual. Todo eso junto hace que sea siendo una película que se puede ver en nuestros tiempos y aun sigue calzando a la perfecciónn, su envejecimiento es entonces ilusorio, Ghost in the Shell es una fábula eterna, para siempre, con preguntas insondables que quedan sin responder siempre y el trabajo para la posteridad de un equipo que estoy seguro que no lo pudo jaber hecho mejor. Ahora bien, pegamos un salto y nos pasamos al inminente live action de alto presupuesto…. pues bien, no hay mucho que reportar por ahí. Durante el re estreno de GitS hemos podido ver los primeros 12 minutos de la cinta y las cosas claras: es un eye candy monumental y lo más probable es que tenga un palmo de profundidad. Va a ser muy bonita, si, mucho… pero todo el rollo acerca del elusivo “ghost” escondido en el cerebro humano y las reflexiones relacionadas a él, parecen haber sido convertidas en solo mucha melancolía por parte de su protagonista. Estoy seguro que la película me va a gustar, pero también estoy seguro que no me va a gustar más que GitS. Eso si, me queda claro que la trama se va a extender también por Innocence y que el plot ha sufrido cambios mayores en harás de revisar los orígenes de la Mayor. No se si eso será buena idea, pero lo sabremos pronto.

En un futuro cercano en que los sistemas cibernéticos han podido replicar todas las funciones humanas e incluso copiar nuestras memorias de manera externa, las reglas del juego (y el signficado de la palabra “humanidad”) ha cambiado drásticamente. Intensas fuerzas políticas, militares y económicas a nivel mundial combaten soterradamente en la búsqueda y control de los mejores programadores, al mismo tiempo que se tienden “amistosas traiciones” para cimentar su poder. Y en lo más oscuro de esas batallas está la Sección 9 de Japón, conformada casi integramente por cyborgs y humanos mejorados, y cuyo trabajo es hacerse cargo del “trabajo sucio”, de aquellas cosas que son difíciles de negociar y que terminarían bien si simplemente alguien muriese o una acción abiertamente ilegal, pero no autorizada, pasara. Y el mejor cyborg de esa unidad es la mayor Motoko Kusanagi, quien solo mantiene de humano su cerebro y la creencia que el ghost que habita en él también es real. El problema es que Motoko Kusanagi ha encontrado una voz en el vasto océano de la red de redes y empieza a tener la necesidad de saber si esa voz es suya, y si no lo es si va a necesitar un cuerpo donde colocarla.

Leave a Reply

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 920 other subscribers