John Wick (película, 2014): buscándole cinco pies al gato (o perro, en este caso…)

Hace un calor infernal en la ciudad de Lima, es domingo, el almuerzo estuvo más pesado de lo esperado y con tanto huayco no puedo mover el auto (ni lavarlo, que me miraron feo a mi y a mi baldecito cuando sugeri que iba a hacer eso para matar la tarde). Pues bien, toca Netflix. Ventilador, una botella enorme de chicha morada helada, cancha y “cine para pobres” (osea la tele de 40 y el Netflix)… y… ¿qué tal si vemos esa de “Canu Riv” que hace poco estrenaron la parte dos? Sale, digo yo y la señora Souma, que también está que revienta con el calor, nos acomodamos a ver si sin movernos mucho y respirando despacio le bajamos al calor. No, no se puede. “Otro Día para Matar” no es película para ver sentaditos. Vaya que no. JOchn Wick es sin duda una de esas fàbulas violentas que el cine nos regala de vez en cuando y que se perenniza a partir del boca a boca, funcionando además de como una buena película, como un ejemplo muy pero muy gráfico que si andamos por ahí empujando y sin fijarnos, siendo desagradables solo por serlo, malosos porque nos parece divertido…. un buen día nos vamos a topar con una fuerza de la naturaleza que nos va a ajustar las torbas, y no nos va a gustar. Y lo que es peor que las personas somos a veces tan tontas e imprudentes, que vamos precisamente a jalarle la cola a los leones solo porque nos parece “diver”. Y como la propia películoa nos cuenta John Wick es el sujeto al que mandas llamar cuando quieres desaparecer al sujeto que mandas llamar para matar a alguien. Una película recomendable y de ritmo trepidante, pero muy violenta si es para ver en familia. Especialmente si no quieres tener que explicar porque los malos no duran nada. Después de ver esta película es probable que quieras considerar ser un poco màs amable con todos alrededor, incluidos (y en especial) los que parecen tener muchos problemas en que pensar.

Siempre nos han contado que las sociedades de asesinos y criminales de alta escala tienen severos y estrictos protocolos y reglamentos. Eso les permite tener cierta “civilización” y no acabar matàndose todas las semanas por quìtame estas pajas. Y las m afias tienen gente como John Wick que hacen el trabajo sucio, de una manera rápida directa, concentrada e inapelable. Lo que le encargues está hecho, y no quieres que vaya tras de ti bajo ningún nodo. Pero John Wick decide retirarse por razones personales, y aunque eso va contra todos los comportamientos conocidos termina saliéndose con la suya y es dejado en paz. Pasan unos años, es feliz, olvida su pasado y la montaña de cadáveres que lo conforman hasta que un día todo empieza a salir mal. Y comienza una de esas semanitas que todos hemos tenido alguna vez en la que la vida simplemente esta jodida. Pero una cosa es que la vida lo joda a uno y una muy diferente que le jodas la vida a John Wick, que estaba triste, frustrado pero tranquilo. Hasta que a alguien se le ocurre que la misma semana que su esposa muere de cáncer es buen momento para robarle su carro de colección y matarle el perro a patadas. El perro que su mujer le dio para que pasara el luto acompañado. Antes de que la semana acabe, el río de sangre y la montaña de cadaveres va a ser épica.

Leave a Reply

Mis pulgas
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 921 other subscribers