Posts Tagged ‘Corea del Sur’

Red Carpet (película, 2014): no solo de porno vive el hombre (aquí y en Corea)

Para variar meto mi nariz en lo que la Señora Souma está viendo. Está haciendo frío y ella está viendo una de sus habituales coreanadas en Netflix. Y cuando estaba a punto de salir corriendo para que no me salpique el dorama de turno… me siento un momento a verlo y ya no me voy. Se nota que no es una película con mucho presupuesto, pero al nivel de lo que se hace en Corea del Sur para el consumo interno podriamos decir que está bien hechecita. Pero lo que me retiene ahí es la trama. La Señora Souma me comenta de que va y no me parece creible. No de los coreanos y sus novelas hyper románticas, en las que ni en el episodio final los protagonistas se besan. Red Carpet tiene como transfondo el mundo del porno, específicamente una productora porno y todos los líos que trabajar en esa industria acarrean a sus trabajadores, los que están detrás de cámara y los que están delante de ellas. Algunas de las caras en pantalla me resultan conocidas… y esta comedia no tan cómica transcurre sin pretensiones pero con un buen ritmo. Sigo sentado aquí, que raro. Y la película continua por su buen camino. Ok, ya es tarde, quiero saber como acaba este rollo que tiene tanta melcocha azucarada, donde se dice la palabra porno muchas veces y todo el mundo está bastante vestido. Demasiada ropa diría yo, pero así son las cosas en Corea del Sur: la película es mucho más romántica que cómica o porno, lo de porno es solo un señuelo, porque salvo unos gemidos por allí, no hay ni un solo desnudos, ni sexo simulado… caray, que hasta los escotes son recatados. La película termina y siento que… no se, no estuvo tan mal. Y que probablemente los coreanos no hayan entendido bien de que va esto del porno. La Señora Souma se ríe de mi un rato porque dice que yo quería ver “chinas calatas” y me he llevado un chasco. Me voy a la sala a comer mandarinas y preguntarme porque no habían chinas calatas, en una película donde había tantas veces la palabra porno.

Jung-woo es director porno. “AV”, adult video, como le dicen en Asia. Tiene talento, escribe buenos guiones pero su destino es ser, por el momento, un reconocido director porno. Y pasan diez años así, siendo de los mejores de su rubro pero infeliz con lo que hace. Hasta que decide que es el momento de intentar a como de lugar llevar alguno de sus guiones a la pantalla grande… pero su fama de director porno hace que nadie quiera financiar su proyecto. Así puestas las cosas él y su productor entran en contacto con la joven actriz Eun-soo, quien desea sacarse de encima su fama de actriz infantil, la cual no le permite acceder a papeles más serios que le permitan avanzar en su carrera, hablándole de protagonizar cine independiente, de bajo presupuesto pero muy “arty”. El lío que se va armar va a ser de esos de poner en cuadrito.

Train to Busan -Estación Zombie- (película): un solo destino una sola parada, morir

Ha sido un gusto ver esta película, que con mucho tino y cuidado; y que de manera absolutamente extraña aparece en nuestra cartelera. Osea, es una película coreana de este año, que se exhibió en Cannes y que obstenta el record de taquilla para su país, Corea del Sur, con más de diez millones de espectadores, y que en un medio actualmente saturado de “cosas zombie”, presenta una historia y unos conceptos frescos y renovadores. En serio me ha sorprendido gratamente no solo por su dirección, frenética y acertada, sino por lo bien que consigue transitar por el universo zombies y sus “clicces”. Puede que eso sea su primer gran logro, que a nivel de canón zombie (por lo tanto aceptación de los fans) hay muy poco pero muy poco para quejarse: la película respeta los principales principios del mundo zombie y se alimenta a si misma con detalles muy típicos de la narrativa oriental. Por ejemplo, una premisa clásica: entre más cerca te muerden de la cabeza, más rápido te conviertes, y si la trama empieza a prestarte mucha atención, eres el que sigue en la lista de butifarras. Pero lo que tiene de muy interesante, y me encantó, es su propuesta de escenario: las circunstancias de un apocalipsis zombie en un tren y sus estaciones, de hecho en un tren bala de alta tecnología y estaciones “vacías”. No se ve eso mucho como escenario y hay que decir que tanto guión como ejecución le sacan el jugo a la idea. Y lo digo yo, fan perdido de los juego de zombies, las películas de zombies, los comics de zombies y todo cuanto tenga que ver del tema.

Seoul, capital de Corea del Sur, una de las ciudades más avanzadas del planeta y de las mejores para vivir. Y al mismo tiempo una urbe frenética y fría, en la que el flujo de negocios y dinero son más importantes que las consideraciones humanas. Como por ejemplo el tiempo que un padre corredor de bolsa debería tomarse para asistir a una actuación en el cole de su hija, donde ella va a cantar una canción dedicada a él. Y también tenemos una ciudad en la que la desesperación por ganar dinero ha llevado a muchas empresas a jugar y experimentar, y entre bajar costos y tratar de ganas más la bioseguridad se relaja y el resultado es un brote de una enfermedad que convierte a las personas en cadaveres hambrientos. Y en medio del caos ahora un padre que apenas si conoce a su hija, promete llevarla hasta donde está su madre, su ex esposa, para garantizar la seguridad de ambas. Eso claro, si no terminan formando parte del carrito de bocaditos de un tren bala.

¡Studio Ghibli se mezcla con el mundo real y el resultado es fantástico!

Trabajado de manera impecable por un artista conocido como Kojer tenemos aquí un precioso corto que mezcla a los personajes de las películas clásicas del Studio Ghibli y escenas grabadas por el mismo en Corea del Sur. Y el resultado es de quitarse el sombrero, demostrando lo que siempre se dice acerca de Ghibli y su aprecio por la anmimación tradicional celda por celda: que sus escenarios y fondos rozan la realidad. Es tal la integración que podemos apreciar en algunas de las secuencias, que de no ser por lo fácil que son de reconocer los personajes de Ghibli, casi podriamos decir que se trata de un live-action de los mismos.

Snowpiercer (película): el tren del final del mundo

guia.indd

Basada en la novela gráfica francesa Le Transperceneige de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette, Rompenieves es una coproducción coreano-estadounidense a la que le vengo siguiendo el paso desde 2013, cuando se estrenó, pero que no he podido ver hasta que se estrenó en Netflix. Ayuda y sorprende a veces este servicio de streaming. Aunque en Estados Unidos pasó sin mayor pena ni gloria, en Corea del Sur fue un taquillazo y la décima más rentable de su historia. Me imagino que eso pasó porque en Gringolandia nadie conocía más que Chris Evans y John Hurt en el reparto, mientras que en Corea del Sur, todos conocían al resto del cast. Supongo. Snowpiercer es una fábula acerca de la humanidad luego de su destrucción y de la manera de que, a pesar de todo, seguimos liándola parda cuando deberiamos estar buscando soluciones urgentes. Algo muy humano por cierto. Una especie de oda a la molicie y el devaneo humano, el cual nos lleva a repetir el patrón si es que ya nos sentimos cómodos con algo, y muy principalmente a como todo es cíclico, incluso la aparición de aquellos que necesitan romper dicho ciclo.

El año 2031 la humanidad creyó haber solucionado el problema del calentamiento global con un experimento a escala planetaria pero lo único que ocurrió en realidad es que desató sobre la Tierra una nueva era de hielo, la cual se encargó de eliminar a la humanidad por completo. Excepto a un puñado de humanos que se encuentran dentro de un fantástico tren, diseñado para el placer y el lujo y que en el momento de la tragedia tenía pasajeros a bordo. Han pasado 20 años. El tren sigue su indetenible marcha por parajes helados mientras que en su interior no es precisamente un paraiso para todos sus ocupantes. Los vagones delanteros son para los pasajeros de clase alta, que ya estaban en él cuando pasó todo, y los vagones de atrás albergan muy precariamente a un grupo de personas que subió al tren en el último momento de su última parada. Y como suele suceder, los de atrás desean mejoras en su calidad de vida las cuales les son negadas, y esto los lleva a planear el tratar de tomar el tren en la desesperada búsqueda de una vida mejor. Y eso significará avanzar hacia adelante por los vagones del tren, conociendo la extraña realidad en él, en un intento de llegar a la locomotora y hablar con su esquivo y casi divino maquinista.

SNOWPIERCER_02

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 920 other subscribers