Posts Tagged ‘Musical’

Sing (película): cantando era un animal

“Sing” destaca exactamente en donde debe destacar: una muy bien equilibrada selección en su OST. De seguro a muhcos no les va a parecer que eso sea así, pero lo cierto es que la música elegida para esta película funciona y funciona bien. De hecho, ha terminado por parecerme que funciona mejor incluso que la de La La Land a nivel “música”. Y es que no se tiene que ser particularmente genial para construir una historia sencilla en torno a un buen grupete de temas musicales conocidos y facilones de recordar. Por ese lado, Sing se convierte en una película cumplidora ideal para el find e semana con canchita, por el lado de otras condiciones cinéfilas no hay mayor alarde: unma historia que avanza, unos personajes de buena (pero mínima) construcción y por supuesto mucha comedia y color para mantenerte atento a la pantalla. Sing termina y ha sido una buena película, ligera pero entretenida, poco pretenciosa y puede que con la expectativa de que quieran hacer más.

El teatro Moon vió en sus momentos grandes épocas e inimitables talentos. Puestas en escenas fastuosas que dejaban a todos con la boca abierta. Pero en los tiempos que corren y tras muchos años de fracasos el teatro Moon está a punto de cerrar y con él toda la tradición e historia. Salvo que el señor Moon, un koala, aun sigue creyendo que todo se puede revertir y que esta vez tiene la idea perfecta para refinanciar el teatro, hacer un espectáculo exitoso y pagar sus deudas salvando al teatro. Y la idea grandiosa que conseguirá todo eso es nada menos y nada más que hacer un concurso de canto y luego ofrecer la batalla final por el premio gordo como espectáculo. En el papel suena muy bien, pero en la vida real demostrará ser bastante complicado manejar tanto talento “diferente” junto.

La La Land (película): la música que nos rodea, los caminos que tomamos

Debo reiterar que no me gustan los musicales y que al final termino viendo aquellos que destacan o simplemente se ponen de moda. Y es que por lo general el musical tiene una carga de “buenaondismo” que me resulta francamente intragable. Soy un perro viejo y maltrecho que ya no se cree eso que al final todo sale bien, que todo se compone y todo cae en su posición exacta. A ese nivel La La Land me sorprende con su último tercio, mientras experimenta y se pone algo majadera, a la par que aporta con novedades para el desarrollo de su trama. Bien ahí, punto pa’ ti. Y obviamente no les voy a decir que pasa porque les arruino la película. Lo siguiente que hay que decir es que la academia es una sensiblera y por ello no me sorprende que este mega homenaje a los musicales (la película está plagada de referencias, hasta el tope) que también apela a su misma historia y las historias de los que han pasado por ahí o que en este mismo momento luchan por entrar a la industria. De tal manera que pienso que será la noche de esta película pero no creo que arrase con las 14 nominaciones que tiene. Por otro lado tenemos la cosa obvia de la música, que a mi parecer estuvo fliojita flojita y que con un poco más de esfuerzo esta película pudo tener una mejor banda sonora. Es cumplidora y toda, pero las variantes de su tema principal, su constante uso para indicar el dramatismo se vuelven demasiado reiterativas… y bueno, el jazz… ahí si me ganaron el corazón, bebop al estilo de Charlie “Bird” Parker, es algo que ya no ves en pantalla grande. De hecho el jazz, como nuestra música criolla, va en camino a la muerte, de la mano de músicos mayores que arman tocadas para público aun mayor, mientras se oponen a la fusión con ritmos más recientes a quienes acusan de robarles la escencia. Pero de eso no va la película… en realidad es parte de los pilares de la trama, pero esta no es una película para poner de moda el jazz. Así llegamos al plato fuerte, realmente fuerte, de la coreografía y la puesta en escena. Impecable en todo lo que es fotografía y dirección de cámara (de hecho notables usos de los tiros de cámara clásicos del musical mezclados de gran manera con algunos que nunca se vieron en ellos) para un desarrollo actoral magnífico de Emma Stone y Ryan Gosling. Y aquí categóricamente hay que decir que Emma es la película y la película es Emma. Sin dudas. Canta mejor, baila mejor y transmite sus emociones como si hubiera nacido para esas tres cosas. Lo bueno es que Gosling es un buen partner, así que no desluce, pero ella se lleva la película a hombros desde el primer segundo que sale. Por ejemplo, ya hablando de homenajes y resurrecciones, la secuencia de la que se toma el poster promocional de esta película es una belleza, no solo porque nos trae el tap de vuelta, sino por la habilidad con que ha sido planteado, usando cámara y desarrollos de baile que permitan ocultar que los chicos no son bailarines profesionales de tap, pero que bien que consiguen hacerlo. ¿Comentario final? Uhm… es un musical y a mucha gente se les hace dificil ver musicales porque sienten que la parte de las cancioncitas son relleno que no dejan avanzar la historia (y en realidad es exactamente lo contrario), así que no es apta para todo público adulto. Otro más, en idioma original y con subtitulos (lo demás es “cacapichi” jejeje…. vean la película) porque en un musical lo que usted está pagando incluye muy específicamente la capacidad de oir a cantar al actor (que si es un profesional llevó dicción, oratoria y canto como parte de sus estudios) así que ver todo esto doblado en un estudio en México o Chile, no corre para nada, sería como ver un león al que le han razurado la barba. Y segundo no es una película para toda la familia, tampoco, no porquue tenga sexo, violencia o sea muy dramática y triste, sino porque es simplemente un epítome de lo que es un musical, y es probabble que a los niños no les interese para nada ver tanto adulto cantar. Dicho esto, dos anécdotas: sentados detrás mio una pareja de ancianos se la pasaron sacando al vuelo las referencias de la película con comentarios como “¿te acuerdas cuando Fred Astaire se colga igualito igualito de un poste de luz mientras cantaba “Singing in the Rain”?; y otra, no recuerdo tras cual canción, creo que la que es la presentación del personaje de Sebastián se hace el silencio total tras una muy sentida interpretación… y una bella y aflautada voz de niña que no tendría más de diez años, le dijo a la sala completa y callada: “Caramba, que intenso”. Eso me pagó la entrada y me hizo sentir que no todo está perdido para este género. Niñita de la cual nunca sabré el nombre: un montón de adultos te encargamos la sobrevivencia de los musicales y al menos yo creo que está en buenas manos (como para que se haya emocionado lo suficiente para decirlo en voz alta, tiene que haberle gustado lo que vió y sintió).

Mia es una de las muchas chicas que llegan a LA (Los Ángeles) con la intención de probar ser actriz y con suerte conocer a esa persona que la lance al estrellato. Una de miles de chicas que cada año lo intentan. Así que mientras atiende audiciones del tipo “no nos llames, nosotros te llamaremos” trabaja en una cafetería en medio de la ciudad. Desde donde puede ver pasar estrellas y soñar que algún día será ella. Sebastián es un talentoso pianista, purista del jazz, al que un estafador lo dejó en la calle destruyendo su sueño: fundar su propio club de jazz, en el cual poder preservar el jazz para futuras generaciones. Ahora toca en matrimonios y bares, en donde le tienen prohibido tocar jazz impro. Mia y Sebastián están muy pero muy lejos de lograr sus sueños, pero sus caminos están en curso de colisión y quizás eso es lo que el destino, la vida, Dios, Macuito, las estadísticas o la casualidad es lo que quieren: que estos dos unan sus vidas y que de esa manera avancen juntos hacia lo que realmente desean, descubriendo primero que es lo que desean realmente. Pero claro habrá un precio que pagar, platos que romper, caminos que tomar y desiciones que asumir; porque simplemente los caminos de los sueños de las personas, no necesariamente recorren los mismos lugares y situaciones.

Las más bellas tomas de la historia del cine…

Aquí si me podría poner a discutir, pues ni son todas las que están ni están todas las que son… eso si, agradezco que hayan puesto en el video una de las imágenes más clásicas y típicas de las películas de Studio Ghibli, origen de una buena cantidad de memes (nop, no voy a decir cual, mira el video para averiguarlo de pasadita que te entretienes y te relajas un poco). A mi por ejemplo me faltan un par de tomas de Ciudadano Kane que son unas joyitas y puede que admita que Ridley Scott es un maestro en el tema de hacer buenas tomas (dirigiendo películas no tanto), por mencionar al vuelo lo primero que se me viene a la mente. Pero bueno, si en verdad quisieramos hacer una lista fidedigna como esta… la bronca sería como para colgar en un cuadrito.

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 27 other subscribers