Posts Tagged ‘Stephen King’

El primer trailer del remake de IT ya esta aquí… y Pennywise nos sigue poniendo los pelos de punta…

Stephen King vuelve a las andadas…. aunque en realidad estamos hablando aquí de un remake de la película que se estrenara hace como treinta años y avivo ese temor mórbido que algunos le tenemos a los payasos, y que incluso se prestaría parta un buen par de casos de asesinos seriales… digamos payasescos. Pues bien, el retorno piensa ser por todo lo alto y tenemos nueva película de It (Eso) para este año, y advertidos están… a mi los payasos me horrorizan, por eso no me gustaba ir al circo, y la verdad es que el trailer promete. Y como el terror funciona mejor precisamente cuando menos sabemos de él, y si ustedes no conocen de ningún lado a Ronald McDonnald, digo a Pennywise, ahí se  los dejo para que vean que es alguien a quien no quieren conocer. Muerte a los payasos, ni siquiera son chistosos.

s

Cell (película): no contestes por favor, la muerte quiere hablarte

Bautizada también como “El Pulso” (ok, ahí) o “La Llamada del Apocalipsis” (que asco, que fusilen al culpable) esta película se basa en el libro homónimo de Stephen King… saben… uno se pregunta a veces como le hace el señor King para dormir por las noches, con ideas como esta en la cabeza. Osea, no solo se trata de Cell, sino de algunas cosas coloridas como el payaso de It… y creo que por ello a él le gusta contar tanto esa anécdota en que siendo recién casado su esposa le sugería que se inventará un monstruo de esos porque urgía comprar un refrigerador. Sin duda, uno de mis escritores favoritos, por el gran agarre que tiene. Una vez consigue sujetar tu atención con algo misterioso o extraño, eres presa fácil. Y la idea que presenta aquí es realmente espeluznante. Y te hace mirar el teléfono, tan tranquilo en en tu escritorio o mesa de noche, de… otra…manera. Imagínense, poner un escenario (ya que la película explora varias ideas) en que una organización “terrorista” consiguiera hackear los sistemas de comunicación satelital y colocarán en las líneas telefónicas un pulso capaz de reprogramar una parte del cerebro humano. Una parte que destruyera nuestra inhibiciones, nuestra educación, nuestra cultura y dejara solo la violencia. ¿Cómo podriamos defendernos de un primer ataque de este tipo? ¿Cuánta gente caería reprogramada antes que nos dieramos cuenta de que está pasando? Piénsenlo…. vamos por la calle y hay un temblor ¿qué es lo primero que hacemos? llamar a casa. Recibes una buena noticia, apruebas un examen, te dan el empleo ¿qué haces? lo compartes con tu familia y tus amigos.Ahora, si ven la película notarán que los teléfonos de ese entonces no son como los de hoy y que muchas usan teléfonos que solo son “teléfonos”, y no los complejos smartphones de hoy en día, y eso es porque la novela es del 2006. Momento en el cual la tecnología que nos ha permitido tener pequeñas computadoras en la mano recién empezaba y tener un teléfono móvil era para hacer llamadas o mandar mensajes de texto. Pero que eso no los aleje de las aterradoras implicancias que King plantea en su novela (yo escribí de esto en la versión 2.0 del blog, que murió). Por el lado de la película una eficiente interpretación de John Cusack y  Samuel L. Jackson cargan la película a sus hombros y la llevan a buen término, aunque se hace extrañar un poco más de punche a la hora de los momentos de terror. Es casi una película de zombie pero muy tranquila. Vale la pena verla por poco convencional e interesante, pero de asustar no asusta mucho.

Clay Ridell está en el aeropuerto porque acaba de llegar a la ciudad ya que viene a ver su hijo. Su matrimonio ha fracasado, pero el realmente quiere a su hijo adolescente. Y ahora la vida le ha dado la oportunidad de cumplir sus sueños y por supuesto que quiere celebrar con su familia. En ese momento se le acaba la batería del teléfóno y debe usar un teléfono público (off topic: ¿se han dado cuenta que cada vez es más difícil encontrar uno de estos en la calle?) Clay se hace un lío con sus monedas y sus maletas y cuando trata de alimentar a la máquina para seguir charlando con su hijo, nota que algo raro pasa a su lado. Los teléfonos de la gente a su alrededor suenan, ellos responden y… caen al piso, empiezan a gritar, tiemblan y empiezan a atacar furiosamente a la gente alrededor, con manos y dientes, de manera brutal y sangrienta. Clay cuelga el teléfono y se da cuenta que tiene que pensar rápido y bien para sobrevivir e ir a rescatar a su hijo. Si quiere mantenerse vivo debe esconderse, alejarse de las multitudes que rápidamente empiezan a atacar en grupo. Y por nada del mundo usar un teléfono.

Stranger Things (serie de TV): pueblo chico, infierno grande

13692744_1344919368856090_2552389165553127523_n

Y Netflix me vuelve a sorprender con una producción original de alta calidad, pagada por ellos y para ellos, demostrando que le puede competir a la piratería en línea palmo en palmo sin despeinarse un pelo. Y para esta vez ha preparado un cóctel realmente explosivo que pese a su curioso color, sabor, olor y desconfiable “apariencia” resulta ser una de esas series que no vas a olvidar con facilidad. Y es que tenemos aquí un compendio de referencias y “homenajes” a grandes clásicos del terror, suspenso, aventuras y ciencia ficción de todos los tiempos, pero muy especialmente de los inolvidables ochentas. Cuando empiezas a ver esta serie uno se pregunta seriamente si tal fórmula puede funcionar, si es que no es todo demasiado clicce, un tremendo exceso para agradar a todos. Y no, resulta que no lo es. Que de una manera que casi podriamos considerar “mágica”, Netflix y los directores de esta serie firmada por “Los Hermanos Duffers” (eso también es una clara referencia casi no intencional) consiguen empacar todo lo que les de la gana y volverlo a presentar, organizado, limpio y funcionando a mil. Cada episodio es mejor que el anterior de los solo ocho que nos han traido en esta, espero, primera temporada. Y es que aquí uno ve cosas de The Goonies, E.T., Poltergeist; de videojuegos como Silent Hill y Resident Evil. Aquí hay Stephen King para tomar y para llevar. Tolkien, Peter Jackson. Del Toro. Lovecraft. Y podría seguir mencionando cosas solo basándome en la ambientación, maquillaje locaciones o la simplemente excepcional actuación de Wynona Rider, que lidera un cast seleccionado con bisturí y pinzas, para que se vean lo más normales que se puedan, sin que su apariencia física les ensucie el personaje y la actuación. Y claro, está ambientada en los ochentas con mucha habilidad, un mundo que muchos no han conocido y en el que la internet estaba en pañales y los smartphones eran ciencia ficción. Si quieres engancharte rápido y pasarla bien, esta es la serie para ver en este invierno frío antes de acostarse. Y se bueno contigo mismo, un episodio al día o lo vas a lamentar.

Es 1983. En el pequeño pueblo de montaña de Hawkins nunca pasa nada. Y cerca de él, en la base militar de investigación del mismo nombre… siempre están pasando cosas a espaldas de la opinión pública y en cumplimiento de oscuros fines políticos y militares. Cuatro amigos de la secundaria, que varias décadas después serían llamados frikis y de adultos geeks, son ahora lo que se conoce como “nerds” y todos se meten con ellos por sus peculiares gustos por la ciencia, la tecnología, los libros de fantasía épica y los cómics. Lo que ellos no saben es lo cerca que están de que todos sus sueños y fantasías, y sus peores y más intensas pesadillas, se hagan realidad cuando en la cercana base Hawkins, su máximo proyecto de investigación escape y junto a él algo que no debería haber llegado a este mundo. Uno de estos pequeños e inofensivos “nerds” desaparecerá y solo el corazón inquebrantable de su madre sabrá que todo lo que está pasando a su alrededor no es lo que parece y que será llamada loca por lo que ha empezado a comprender. Pero ella quiere a su hijo de vuelta, sin importar lo que se ponga en medio.

5436270.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

“Cell” (trailer): el terror que cargamos con nosotros a todos lados

1366_2000

Cuando leí este libro de Stephen King me convencí de dos cosas: una, que King es un verdadero maestro a la hora de encontrar ese punto anti natural que sirve para producir oleadas de terror y que la gente normal no nota a primera vista; y dos, que lo que él plantea en esta novela es realmente perturbador, especialmente si caes en la cuenta que es muy factible de realizar. Piénsenlo… si, cargamos con nosotros algo más peligroso que una pistola cargada, más virulento que el virus más mortal jamás descubierto. Y creeemos que es absolutamente inofensivo y que es una de las maravillas del mundo moderno. Y una gran mayoría de la humanidad tiene uno consigo y lo cuida y lo venera como una de sus más importantes poseciones (literalmente). Está siempre con nosotros, lo renovamos, lo hacemos más potente, le contamos todos nuestros secretos y es posesionario de nuestras más oscuras perversiones. sabe lo que nadie más sabe de nosotros. Si, nuestros teléfonos celulares se han integrado tanto a nuestras vidas que hemos dejado de percibir lo anti natural que esto es, que un pedazo de tecnología hecho de algo tan inorgánico como el metal y el plástico, sea ahora para nosotros lo más cerca que tenemos a un “mejor amigo”. Ahora, pónganse a pensar que pasaría si alguien, en algún lugar, con alguna tecnología fuera capaz de implantarnos cosas en la cabeza, una conducta violentamente frenética y bestial por ejemplo, solo haciéndola circular por nuestros teléfonos como un simple pulso sonoro. Que sólo necesitaras responder con curiosidad una llamada de “número desconocido” solo para infectarte y convertirte de inmediato en un monstruo sediento de sangre, sin importar quien fuiste solo segundos antes… Stephen King, no se como duermes por las noches con ideas como esta en la cabeza.

Mis pulgas
Archivo Souma
¡Sigue al pajarito!
Perro G+
Tumblr perruno

Sígueme en Tumblr
Sígueme Tumblr Perruno

¡Un "guau" en tu mail!

Deja tu correo electrónico para suscribirte al blog perruno y recibe el contenido directo en tu bandeja de entrada.

Join 27 other subscribers